y así fue que

COMENCÉ

Luego de recorrer varios países vendiendo artesanías, la vida me detuvo en este pequeño pueblo llamado Malgrat de Mar. Corría el año 1981 y por aquel entonces me ganaba la vida vendiendo en las calles, en los mercadillos y en los pasillos del metro de Barcelona.

Hacía unos colgantes con unas piedras muy pequeñas y blancas que recogía en una playa de Andalucía y que luego personalizaba grabando en ellas el nombre de la persona que me pidiesen.

Un buen día quiso el destino que recalase en este hermoso y pacífico pueblo, y pudiese alquilar un terreno baldío donde pude instalar una pequeña mesa con mis piedras, mis herramientas y mi ilusión. Al cabo de los años junto al esfuerzo, la creatividad y la fortuna nació VLADIMIR.

El tiempo ha pasado pero aún resuenan en mis oídos las voces de muchas personas que en aquellas tardes de verano me señalaban y comentaban... "mira... mira ... el hippie ha llegado..."

Muchas gracias por permitirme compartir una parte de mi vida.

Souvenirs · Regalos · Bisutería

SUBIR